medieval
 
 
   
 

 

ÉPOCA MEDIEVAL

   
  ____________________________________________________________________________vegadeespinareda.com__________  
 

Origen

 

 

Primeros documentos

 

 

Edificaciones del monasterio

 

ORIGEN

         Es en la época medieval cuando ya podemos hablar del asentamiento actual.

         El origen de Vega de Espinareda está estrechamente ligado al origen del Monasterio de San Andrés, principal obra artística de esta pequeña población. En el asentamiento actual de Vega de Espinareda no existía ningún núcleo de población hasta la llegada de los primeros monjes.

         Los documentos más antiguos hacen referencia a San Andrés de Espinareda, sin citar para nada Vega, lo que viene a corroborar que existía Espinareda, abundancia de espinos, paraje en el que se fundó el monasterio y que luego, al nacer el poblado, se le pasó a denominar por su nombre actual nombre, Vega de Espinareda.

         No se puede señalar con exactitud la fecha de fundación del monasterio. Ni siquiera los historiadores se ponen de acuerdo sobre este dato, pero casi todos, teniendo en cuenta ciertos diplomas, escrituras y privilegios antiguos, datan su origen a finales del siglo IX y principios del X. Cuando en el siglo VII, la gloriosa época de San Fructuoso,  surgen los primeros monasterios en el Bierzo, no se tiene noticia alguna del de Espinareda.

         A comienzos del siglo VIII se produce la invasión árabe y con ella la devastación y la muerte por lo que la región berciana se verá sometida a los avatares de la guerra hasta que el conde Gatón, hermano de Nuña, esposa del rey Ordoño, emprende su repoblación por el año 850.

          En el siglo X aparece en escena un ilustre personaje, San Genadio a quien el rey Alfonso III el Magno nombraría obispo de Astorga. San Genadio continuará la labor emprendida por San Fructuoso recuperando el monasterio de San Pedro de Montes, fundando otros nuevos y poniendo en marcha herrerías y molinos, abriendo canteras, y caminos... Entre estas nuevas fundaciones estará el monasterio de Espinareda, al lado del río Cúa, en un lugar bello y hermoso, y, además, apto para el cultivo de la tierra con el que sustentar la futura comunidad.

          Es posible entonces que Espinareda, en las postrimerías del siglo IX o en los albores del X pasara a engrosar las fundaciones monásticas de San Genadio. En el año 923, según una escritura del monasterio de San Pedro de Montes, un monje llamado Martín, sería nombrado primer abad de Espinareda.

          Es pues, en el siglo IX cuando se repoblará la zona debido a la riqueza de sus prados y de sus montes lo cual fue aprovechado para la creación de una importante cabaña ganadera. Fueron siglos en los que el Monasterio de Vega de Espinareda, junto a los Monasterios de San Pedro de Montes (Montes de Valdueza) y Santa María de Carracedo, explotaba las tierras y los pastos de toda la comarca.

PRIMEROS DOCUMENTOS

          Los documentos de San Andrés de Espinareda que pudieron salvarse tras la Desamortización de 1835 y la exclaustración de los monjes, después de diversas vicisitudes fueron a parar al Archivo Histórico Nacional de Madrid, donde se guardan actualmente.

               Documentación del Monasterio San Andrés hasta 1230

               Documentación del Monasterio San Andrés siglos XII a XV

          Aunque no contamos con documento alguno sobre la fundación del monasterio si existe documentación, dividida en “Clero” y “Códices”  en la que aparece el nombre del monasterio o se hace referencia al mismo. Entre los diversos pergaminos cabe destacar: 

¨     En  el códice 712 de la Biblioteca Nacional de Madrid hay un diploma del rey Ramiro II (930-951) que hace referencia a la donación de una villa llamada Orniola al abad Martín y a su convento espinarense: “Ego Ramirus Rex observantissimus Andree Apostoli et Philippi Apostoli et Martín Episcopi, damus atque concedimus sacris altaribus vestris et alibi Martinus cum sociic suis confessoribus...villam quae vocitant Orniola quae fuit presura de Vermundo Gatoniz et obtimuit cam Garsia tius meus rez...” 

¨    1043, abril 24 – Fernado I y la reina Sancha otorga fuero al monasterio de San Andrés de Espinareda, a la monja Geloyra Rodríguez, y a los herederos del monasterio: Rodrigo Osóriz y su mujer Munadonne, y Fredonando Roderici, Mendo Sisnandi y su mujer Fronilde. 

¨     El epitafio de doña Jimena Muñiz (1060 - 1128) que fue una aristócrata berciana, amante del rey Alfonso VI (1065-1109), con el que tuvo dos hijas, las infantas Elvira y Teresa, ésta ultima madre de Alfonso Enríquez, primer rey de Portugal. Sobre su muerte ha llegado hasta nosotros el epitafio, escrito en dísticos elegiacos, que dice que murió en 1128, es decir, 19 años más tarde que el monarca Alfonso VI. La inscripción se encuentra hoy en el Museo de San Marcos de León, aunque originariamente se hallaba en el Monasterio San Andrés de Vega de Espinareda, en el que probablemente fue enterrada, según dice la lápida.        

 ¨     El que hace referencia a una venta a favor del monasterio de San Andrés a fecha 25 de mayo de 1120. Era el reinado de doña Urraca “Regnante regina Urraka in legionensis civitate. Pelagi ep’s in sede astoricensi...”  

¨      La concesión por parte del rey Alfonso XI el día 6 de abril de 1317 del señorío de la villa de Vega al abad don Ramón. 

¨      La carta de población de Vega de Espinareda el 16 de septiembre de 1336 por el rey Alfonso XI. 

¨     Hasta los siglos XIII Y XIV no encontramos los primeros documentos en los que se recoge ya el nombre de “Vega”, “Veyga”, “Veyga de Santo Andrés”. 

          Se conserva todavía el pergamino original en el que el rey Alfonso  XI concede privilegios a la villa de Vega. 

 “Privilegio del Rey Don Alonso (Alfonso XI) de la era de 1355, que es año de 1317. Conzedido a D Ramón, Abbad deste monasterio, quien pide se le de facultad para zercar o trasplantar la su villa de Vega a otro sitio para librarla de enfermedades que padecía en el que oy tiene y el rey la concede según y como se le pide para que la pase adonde quisiere con su mercado o feria y mando a los merinos maiores de León y Galicia den favor y ayuda para ello y que no se entrometan en los cotos y jurisdicciones del Monasterio”. (resumen literal) 

        Esta petición que cursada por el abad don Ramón es aceptada y los primeros pobladores que vivían en lo que hoy se conoce como “Barrio de Arriba” pasan a ocupar la ribera del río Cúa o Caudal, que era su nombre primitivo. 

¨      En otro pergamino de 1336 el Monasterio, propietario de todas las tierras y campos de cultivo del entorno, concede a los vecinos parte de sus terrenos “allende y aquende del río Caudal” adonde se trasladarían para mejor atender sus cultivos. 

         Poco a poco Vega se va convirtiendo en un centro económico, político y religioso importante de esta parte del Bierzo, en el que se centraliza la gestión económica de las rentas, el cobro de impuestos, la administración de justicia y todo lo tocante al ámbito espiritual, como consecuencia de la relación feudal, propia de la época, existente entre vasallo (abad) y campesinos. 

         Era una época mala, ésta del rey Alfonso XI, con la guerra de los cien años, la peste negra que se llevó incluso la vida del monarca, una  larga crisis religiosa con la existencia de tres papas a la vez, uno de ellos el español Benedicto XIII, el hambre y las privaciones de todo tipo y un aumento en las apropiaciones de lo ajeno. Es tan difícil la situación que el rey Alfonso XI accede a la petición del abad de Espinareda que quiere construir un muro de piedra alrededor de la villa con el fin  de protegerla de la peste y de los robos.  

¨      Otro valiosísimo documento es el códice 712 de la Biblioteca Nacional de Madrid, procedente de la particular del rey Felipe V, donde están contenidos los Privilegios reales a la Iglesia de San Andrés de Espinareda. 

          Según  el pergamino conservado en el Archivo Histórico Nacional de fecha 1 de abril de 1305 y traducido del latín por el padre Yepes parece ser que en sus comienzos fue un monasterio dúplice, es decir, que tenía dos congregaciones separadas donde convivían monjes y monjas, pero compartiendo la iglesia, común para todos. Pero parece ser que ya en el siglo X se pierde esta costumbre y las principales fundaciones son de hombres o de mujeres. 

          Bajo el mandato del abad don Gutierre (1043-1071) el monasterio deja de ser dúplice, abandona la regla de San Fructuoso, por la que probablemente se regía hasta entonces, y se acoge a la de San Benito, que iba a perdurar hasta 1835, ochocientos años. Frente al altar mayor una sencilla lápida, con los símbolos abaciales, el báculo y la mitra, esculpidos en ella, recuerda el enterramiento de este primer abad benedictino. El texto casi borrado dice así:

                           

 EDIFICACIONES DEL MONASTERIO

         En sus más de mil años el monasterio “San Andrés” fue pasto de las llamas y, por tanto, sufrió varias, reconstrucciones, hasta llegar a ser tal como lo podemos apreciar hoy día. 

         Por un privilegio dado por el rey Alfonso X el Sabio en el año 1270 sabemos que poco antes de esta fecha el monasterio había sido pasto de las llamas. Dice así 

                 “ El Abad de este monasterio se le quejó de que se les había quemado su iglesia, los privilegios, instrumentos, papeles...”                  

        Quizás no fuese la primera vez.

        En el año 1283 los monjes, dirigidos por su abad don Gonzalo de Cervera, se ponen manos a la obra y emprenden su reconstrucción. Don Mendo obispo de Astorga en ese momento, hace un llamamiento a sus diocesanos a contribuir cada uno según sus posibilidades en el levante del monasterio, para ello se dicta una bula que ofrece cuarenta días de perdón a cambio de limosnas y ayudas.

         Con la ayuda de todos a finales del siglo XIII se concluyó la iglesia, albergando el Cristo crucificado, salvado milagrosamente de las llamas. Este Cristo ha sido recientemente restaurado y ha sido colocado en una hornacina hecha en la parte izquierda de la iglesia.

         La decadencia del poder monástico a partir del siglo XIII lleva a Vega de Espinareda a perder el papel hegemónico que había ejercido siglos antes. La creación de dos señoríos laicos en Bembibre y Villafranca del Bierzo hace que el eje social de la comarca berciana se desplace hacia esas localidades. En esos momentos se detectan en Vega de Espinareda conflictos sociales entre particulares y comunidades por la delimitación de los terrenos o por el supuesto robo de ganado. El estancamiento de Vega se demuestra con el dato de que en el año 1591 tenía 90 vecinos y en 1752 se había quedado con tan solo 88 vecinos.

         La repoblación medieval derivó en el aprovechamiento de prados y montes con una importante cabaña ganadera. Fueron siglos en  los  que  desde  el  Monasterio  de  Vega  de  Espinareda  se  organizaba  la  explotación  de  las  tierras  y los pastos, con un profundo dominio dentro de la comarca actual, junto a los Monasterios de San Pedro de Montes (Montes de Valdueza) y Santa María de Carracedo (Carracedo/Cacabelos).

          Los abades que se sucedieron a lo largo de estos siglos eran verdaderos señores que administraban justicia y trataban asuntos de toda índole. Los abades disponían de diversos métodos para hacer respetar su autoridad y hacer cumplir las leyes. Existía una cárcel construida en 1522 y se disponía en medio de la plaza de la picota o rollo, que era una columna de piedra levantada sobre una escalinata,  en la que se exponía a los ajusticiados o reos para vergüenza pública. Todavía se conserva una picota en la plaza de Toreno.                                                 

     

 
 

 _____________ historia  ______________

 

  INICIO - historia - situación - hoteles/restaurantes/turismo rural - Monasterio San Andréshaciendo turismo - el puente romano - la playa - el río Cúa - la fuente de la vida - El Espino - Espinareda - las pinturas rupestres - castro de Piñerasabías qué - el municipio - el escudo y la bandera - ocio - casa de culturala otra historia - centro del visitante - la Uned - gastronomía - fotografías - vídeos